Cristiano Ronaldo ha tenido momentos memorables en su carrera futbolística, ha levantado diferentes trofeos, ha ganado distintos premios, pero hay situación específica que no puede olvidar por lo triste que fue.

Durante la disputa de la final de la Europa ante Francia en 2016, CR7 tuvo que abandonar el campo de juego por una lesión en su rodilla izquierda. El portugués reconoció que ese ha sido la peor experiencia en su etapa como futbolista.

“Creo que nunca he dicho esto en una entrevista. Durante la semana sentí la rodilla un poco débil. Sentí que la rodilla no estaba al 100% durante la semana. Fue algo que hice o un mal golpe de balón”, explicó a DAZN cómo estaba físicamente antes del choque.

Cristiano se lesionó en un cruce con Patrice Evra, acción por que la cayó inmediatamente al suelo. “Después de ese golpe sentí que estaba fuera”, contó.

El delantero luso salió con evidentes muestras de dolor y con lágrimas en sus ojos, algo que quedó en las retinas de los cientos de aficionado ibéricos que colmaron el Stade de France, por suerte para ellos el gol de Eder al 109’ les desvolvió la alegría habían perdido minutos antes.